Localización

Quintana Roo - México

¿Quién juzga a los que juzgan?
Esa es la primera pregunta que se deberían de hacer los ciudadanos de Quintana Roo, al quedar al descubierto que la gran mayoría de los integrantes del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), están sumidos hasta las narices, en eventos de corrupción.

Compras amañadas para favorecer a las empresas de hermanos. Adquisición de canastas navideñas compradas a una persona física, que resultó ser una empleada doméstica.La venta de carros propiedad del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Y por si fuera poco, el desvío millonario de recursos sacados del Fondo de Apoyo a la Administración de Justicia, son solo una pequeña parte del lodazal de corrupción del que incluso, ya fue informado el recién nombrado Consejero ciudadano Joaquín González Castro, personaje que lejos de actuar y de denunciar ha guardado silencio miserable, mezquino convirtiéndose en “cómplice solidario de esta andanada de corrupción”.

El Tribunal del Poder Judicial del estado de Quintana Roo, está sumido de manera preocupante, en una bochornosa etapa “negra” de un saqueo inmundo y ruin de los recursos públicos en las más altas esferas del poder judicial.

La Auditoría Superior de Estado, a cargo de Manuel Palacios, ha demandado ante la Fiscalía Anticorrupción el desvío y hurto de más de 40 millones de pesos que corresponden únicamente al ejercicio 2017; sin hasta el momento a más de 2 años de distancia proceda ninguna demanda aún con todas las evidencias y documentos oficiales como pruebas irrefutables del hurto.

Y mientras engañan al pueblo “aplicando” la justicia a quien la imparte… Los integrantes del TSJQROO, en su gran mayoría apuestan, sin rubor alguno, por el fortalecimiento del nefasto “pacto de corrupción” implementado por la directora administrativa Magda Lozano Ocman, esta vez, con la aprobación y contubernio del nuevo consejero ciudadano Joaquín González Castro.

Un hombre que se benefició con terrenos de alta plusvalía durante su paso por la presidencia municipal de Benito Juárez y la administración de Mario Villanueva Madrid, quien le “regalo” la notaría pública 29 con sede en Cancún en enero de 1999.

Su paso por las “sombras” del poder lo han colocado en cargos como: Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, de 1994- 2000. Durante su militancia en el PRI, lo colocaron como Presidente Municipal del municipio de Benito Juárez de 1984-1987. Posteriormente el PRI lo hizo Senador de la república de 1988-1994.

Después de ello, y de su fracaso ante Mario Villanueva Madrid, quien le arrancó la gubernatura, Joaquín González Castro; militó en el PRD, donde busco de nueva cuenta ser legislador federal pero no lo consiguió.
Después brincó al Partido Convergencia, para lograr ser diputado local plurinominal del 2005 al 2008.

Recientemente este hombre que se mueve en la “oscuridad del poder” llegó como sub secretario de gobierno en la administración de Carlos Joaquín para posteriormente llegar como el “solapador de la corrupción al TSJEQROO”

Hoy, este hombre que debería de estar en retiro, permite a todas luces la corrupción sistemática utilizando una compleja pero efectiva red de corrupción, cuyas prácticas activan y configuran la cotidianidad de un sistema judicial en el que los actores centrales son autoridades que subvierten la legalidad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *