Localización

Quintana Roo - México

Un hombre armado fue detenido en la noche de este martes por la Policía ucraniana tras retener durante más de doce horas como rehenes a una decena de pasajeros de un autobús. Ocurrió en la céntrica plaza Teatrálnaya de la ciudad ucraniana de Lutsk, situada en la parte oeste del país -cerca de la frontera con Polonia- y que tiene más de 200.000 habitantes.

Las fuerzas de seguridad estuvieron durante todo el día tratando de convencer al terrorista de que depusiera su actitud. Se identificó como Maxim Plajói, aunque, según la Policía, después se supo que se trata de Maxim Krivosh, residente en localidad cercana a Lutsk de Dubno, en la región de Rivne. El viceministro de Interior ucraniano, Antón Gueráshenko, dijo que nació en Rusia en 1975 y cumplió dos penas de cárcel por distintos delitos. Al parecer, estaba en tratamiento en un hospital psiquiátrico.

El propio secuestrador fue quien llamó a la Policía nada más comenzar el secuestro a las nueve y media de la mañana, y advirtió que entre los rehenes había niños y mujeres embarazadas. El individuo, que permitió a media tarde que los rehenes recibieran agua y alimentos -todos fueron liberados anoche sin daños-, decía haber colocado explosivos en distintos puntos de vehículo y una bomba en alguna parte de Lutsk para ser detonada a distancia. Llevaba consigo armas automáticas y granadas.

Disparos

A lo largo del día, Krivosh disparó varias veces contra drones policiales y arrojó al exterior lo que debió ser una granada sin que causara ninguna víctima. Los cristales de algunas de las ventanas del autobús fueron alcanzados por la metralla o por sus propios disparos.

Según el diario digital ucraniano TSN, Krivosh publicó un libro bajo el título ‘Filosofía de un criminal’, en el que narra su paso por la cárcel. La prensa sostiene que difundió en una cuenta de Twitter lista de 24 personalidades del país que deberán admitir que son «terroristas amparados por la ley». Esta es la demanda exigida para liberar a los rehenes. Amenazó con volar el autobús al menor intento de las fuerzas de seguridad de lanzarse al asalto. «Mi muerte no obstaculizará que todo salte por los aires. La verdad pronunciada por esas 24 bocas salvará la vida de cientos. Feliz día antisistema. No se engañen, celebren la verdad», escribió en la red social.

Más tarde distribuyó también a través de YouTube un vídeo en el que aparece ataviado con camisa y boina negras, y armado con un fusil Kaláshnikov. Tanto la cuenta de Twitter como la de YouTube fueron después bloqueadas.

Fuente: Hoy.es


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *