Localización

Quintana Roo - México

Hace una semana Ecuador alertó sobre una enorme flota pesquera de 260 barcos, la mayoría con banderas chinas, que todavía se encuentra en el límite de su Zona Económica Exclusiva, y a unas 200 millas de las Islas Galápagos que son Patrimonio Natural de la Humanidad. Las autoridades ecuatorianas ven como una amenaza la presencia de dichos navíos por una posible pesca ilegal en aguas protegidas, que albergan varias especies únicas y en peligro de extinción.

Ante esta situación, el Consejo Nacional de Estados Unidos expresó ayer su apoyo directo al presidente ecuatoriano Lenin Moreno «contra cualquier agresión dirigida hacia su soberanía económica y ambiental». Ese mensaje fue emitido después de que el Comando Sur estadounidense expusiera la amenaza través de Twitter.

Aunque la flota se encuentra en el límite y muy próxima del mar protegido, el Ministro de Defensa de Ecuador, Oswaldo Jarrín, dijo durante una rueda de prensa que la Fuerza Armada todavía no puede actuar, pues oficialmente los barcos se encuentran en aguas internacionales. No obstante, su presencia ya estaría afectando ese delicado ecosistema, según le dijo al diario ‘The Guardian’ la exministra de Ambiente de Ecuador, Yolanda Kakabadse, y agregó que «el tamaño y la agresividad de esa flota es una gran amenaza contra el equilibrio y las especies marinas en las Galápagos».

Kakabadse forma parte de un equipo integrado por altos mandos del Gobierno ecuatoriano, que fue designado el lunes por el presidente Lenin Moreno para la protección de las islas, cuya fauna inspiró la teoría de la evolución de Charles Darwin. El mandatario dijo que trabajará en una «postura regional» para «defender y proteger» esa reserva marina. Con todo, la Cancillería ya anunció el 21 de abril que avisó a Beijing sobre la presencia de esa flota. Por lo que el canciller, Luis Gallegos, recalcó que «el Ecuador hace respetar sus derechos marítimos sin diferencia de banderas».

Especies amenazadas

El temor de las autoridades y el pueblo ecuatoriano proviene, no sólo por la inminente amenaza a su fauna, sino porque ya en 2017 sucedió un hecho atroz. Un enorme barco chino denominado Fu Yu Leng 999 fue capturado por la Armada de Ecuador porque contenía unas 300 toneladas de pesca completamente ilegal, que contenía mñas de 6.600 tiburones de diferentes especies, entre ellos al menos dos en peligro de extinción. En las fotos capturadas se veía las cabezas y las aletas acumuladas y bañadas en sangre en el piso de alquel enorme barco chino.

El comunicado de apoyo de Estados Unidos a Ecuador se da en un momento de alta tensión con la potencia asiática, por los cierres de sus embajadas, primero en Houston y luego en Chengdu. Este conflicto se ha agudizado desde que inició la pandemia del coronavirus, de la que el Gobierno estadounidense ha culpado en varias ocasiones a China.

La presencia de esos barcos ha generado ya la indignación de cientos de miles de usuarios en las redes sociales, que se han unido al movimiento internacional SOSGalápagos, y rechazan las flotas pesqueras cerca de las islas y su explotación ilegal.

Fuente: Hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *