Localización

Quintana Roo - México

La «nueva era» entre Israel y el mundo árabe anunciada por Benjamín Netanyahu arranca a bordo de un Boeing 737. Dos semanas después del anuncio de normalización de relaciones entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, el primer vuelo de una aerolínea comercial realiza de forma oficial la ruta entre Tel Aviv y Abu Dabi. El vuelo LY971 de la compañía nacional israelí El Al pasa a la historia tras realizar un trayecto de una duración estimada de tres horas y trece minutos. «Hay una esperanza real de paz después de haber invertido años en lograr una infraestructura política y diplomática», declaró el ministro de Defensa, Benny Gantz, antes de la salida del aparato del aeropuerto internacional de Ben Gurion, según recogió el diario The Jerusalem Post. El avión elegido para este día fue decorado con la palabra «paz» en inglés, árabe y hebreo en su parte posterior. Otro dato para la historia es que Arabia Saudí otorgó permiso a la aeronave israelí para sobrevolar su espacio aéreo.

El vuelo es comercial, pero el pasaje está compuesto por miembros de las delegaciones oficiales de Israel y Estados Unidos, principal impulsor del acuerdo de paz entre los dos países, y periodistas de los principales medios nacionales. El asesor de seguridad nacional Meir Ben Shabbat está al frente de la comitiva enviada por el Estado judío, en la que también figuran representantes de la oficina del primer ministro y de los ministerios de Exteriores, Ciencia y Tecnología o Economía. La representación estadounidense la lidera el yerno de Donald Trump y asesor para temas de Oriente Medio, Jared Kushner, y el representante especial para Irán, Brian Hook.

La visita oficial durará dos días y tiene un carácter sobre todo económico, según los medios israelíes, que anuncian un nuevo viaje para un futuro próximo con objetivos más ligados a la cooperación en defensa y seguridad. En la última semana se abrió un debate sobre la posible venta de aviones de combate estadounidenses F35 y drones Reaper a Emiratos tras la firma de este acuerdo ya que Israel, pese a la buena sintonía entre los dos países, quiere conservar su superioridad tecnológica y militar en la región.

Trump e Irán

Emiratos aceptó la normalización de relaciones a cambio de que Israel se comprometiera a congelar el plan de anexión de Cisjordania, una de las promesas electorales de Netanyahu. El país del Golfo se convirtió en el tercer país árabe en firmar la paz con el Estado judío y desde la Casa Blanca anunciaron que otros seguirían pronto un camino que rompe con la estrategia árabe de los últimos años que ponía como requisito para este paso la creación de un Estado palestino.

Donald Trump, en plena carrera electoral, planea escenificar el tratado con una cumbre trilateral en Washington con Benjamín Netanyahu y el príncipe Mohamed Bin Zayed. Mientras, ambos países trabajan en una hoja de ruta que recoge la firma de acuerdos en materia de inversiones, turismo, conexiones aéreas y seguridad.

Emiratos se convierte en la puerta de entrada de Israel al Golfo Pérsico, un avance que le permite izar su bandera frente a Irán, su gran enemigo regional. El ministerio de Exteriores de la república islámica emitió un comunicado nada más hacerse pública la normalización de relaciones en el que señaló que el pacto es una «estupidez estratégica de Abu Dabi y Tel Aviv que sin duda reforzará el eje de resistencia en la región».

Fuente: hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *