Localización

Quintana Roo - México

El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, fue escupido e insultado durante un acto electoral en la localidad de Bergisch Gladbach cuando quiso dialogar con manifestantes críticos con la política del gobierno para combatir el coronavirus, informan este lunes los rotativos renanos ‘Rheinischen Post’ y ‘Express’.

El político conservador subraya en declaraciones al primero de los diarios que «debemos buscar la conversación y el diálogo con aquellos que están insatisfechos con nuestra política de coronavirus» y afirma que las discusiones forman parte de la democracia. «Aunque solo funcionan si ambas partes están dispuestas a escucharse mutuamente. Pero si se grita, escupe y se rechaza el diálogo, entonces no funciona», reconoce Spahn. El pasado sábado el ministro alemán de Sanidad y miembros de la Unión Cristianodemócrata acudió a la citada ciudad de Renania del Norte-Westfalia para apoyar a su compañero de partido Christian Buchen en la campaña por la alcaldía de Bergisch Gladbach.

El Tribunal Constitucional Alemán ha confirmado la prohibición de un campamento de críticos contra la política del ejecutivo alemán para afrontar el coronavirus en pleno centro de Berlín. Los negacionistas de la epidemia pretendían mantener la acampada junto a la céntrica Avenida del 17 de Junio que conduce a la Puerta de Brandeburgo hasta mediados de septiembre y habían recurrido de urgencia a la máxima instancia judicial del país después de que el Tribunal Superior Administrativo de Berlín-Brandeburgo ordenase la disolución del campamento y la retirada inmediata de las tiendas.

Esta última instancia había determinado que el campamento suponía una amenaza para la seguridad pública, toda vez que los participantes en el mismo no guardaban la distancia física mínima ni usaban mascarillas para evitar contagios con el virus SARS-CoV-2. Los jueces del Constitucional en Karlsruhe señalaron que para evitar el peligro de infecciones se puede dictar una prohibición de asamblea cuando no existen otros medios para conseguir ese objetivo. Los participantes en el campamento, que la Policía se encargó de disolver tras conocerse la sentencia, habían participado este sábado en la gran manifestación de «coronaescépticos» que reunió a casi 40.000 personas en Berlín.

El virólogo y diputado socialdemócrata Karl Lauterbach ha expresado su temor de una oleada de contagios con el virus, tras la manifestación del sábado contra las restricciones dictadas por las autoridades alemanas para combatir la epidemia de coronavirus. «Ha sido una gran manifestación sin mascarillas ni el cumplimiento de la obligada distancia física entre las personas en plena segunda ola de la pandemia y cuando las cifras de infecciones están aumentando», declaró Lauterbach, quien advirtió de que «es probable que infectados llegados desde toda Alemania asistieran al acto y propagaran masivamente el virus».

El experto socialdemócrata considera por otro lado muy improbable que este otoño o invierno sea necesario forzar un nuevo parón de la economía en Alemania ante una nueva oleada de infecciones de coronavirus. «No será necesario realizar un nuevo cierre», afirma Lauterbach en declaraciones que publica hoy la revista económica Business Insider, en las que subraya que lo importante para evitar esa eventualidad es realizar test con inteligencia y rastrear y combatir de manera efectiva las cadenas de infecciones.

El especialista en enfermedades infecciosas considera «completamente erróneo» el cierre de colegios y guarderías como medida preventiva con el fin de evitar que los niños se conviertan en víctimas epidemia, si bien defiende la realización de pruebas y análisis periódicos y regulares al personal docente. Lauterbach critica además la falta de consenso entre los 16 estados federados alemanes para limitar el número de asistentes a las fiestas privadas en este país. «Estas van a jugar un papel relevante en el aumento de las infecciones por el peligro de presencia de las mismas de personas que son superdifusoras del virus», advierte el político socialdemócrata.

Fuente: hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *