Localización

Quintana Roo - México

Ha sido la consumación de una tragedia anunciada. Miles de migrantes y solicitantes de asilo se encuentran sin refugio después de que el fuego haya destruido este miércoles la totalidad del campo de desplazados de Moria, en la isla griega de Lesbos. Varios incendios se sucedieron durante la noche del martes al miércoles en el recinto, que aloja a 13.000 personas y es el mayor campo de refugiados del país. Y después, en la tarde de este miércoles otros dos nuevos focos han arrasado lo poco que había quedado en pie, según pudo constatar este diario.

El Gobierno griego ha convocado una reunión de urgencia del consejo de ministros para analizar los hechos. También ha declarado el estado de emergencia en Lesbos para los próximos cuatro meses, anunciado medidas urgentes para el realojo de los migrantes, que serán albergados en carpas y barcos militares, y enviado refuerzos policiales para mantener el orden en la isla.

Las causas del fuego no estaban aún totalmente claras al cierre de esta edición y circulaban varias versiones sobre lo ocurrido. La agencia de noticias alemana DPA informaba a primera hora de esta tarde de que algunos residentes del campo indicaron que habitantes de Lesbos habían provocado los incendios, mientras que otras versiones atribuían la autoría a los propios migrantes y refugiados y señalaban que tiraron piedras contra los bomberos que acudieron a apaciguar las llamas.

La agencia de noticias griega ANA-MPA aseguró, por su parte, que los hechos se precipitaron a raíz del anuncio de que 35 residentes del campo dieron positivo por Covid-19, por lo que debían aislarse con sus familias y contactos estrechos a las afueras de Moria. Ante el obligado aislamiento, algunas personas intentaron abandonar el campo durante la madrugada. Los fuegos se habrían originado en medio de las tensiones.

El ministro griego de Migraciones, Notis Mitarachi, apuntaló esta última versión en una conferencia de prensa a media tarde desde la isla. “Se han declarado numerosos incendios en el campo durante la noche del martes al miércoles. Los incidentes ocurrieron cuando los demandantes de asilo protestaron contra la cuarentena” impuesta tras la detección de 35 positivos. No hay que lamentar víctimas mortales ni se cuentan heridos graves, según las autoridades.

“ESCENAS DE PÁNICO”

“No somos capaces ahora mismo de dar respuesta a cómo se ha iniciado el fuego. Estamos centrados en la situación de inmensa vulnerabilidad que se ha creado para los desplazados de Moria, un campo donde ya vivían en condiciones inhumanas aproximadamente 13.000 personas -de las cuales, 6.000 son menores-, en un lugar adaptado para dar cobijo sólo a 3.000 y donde las condiciones de seguridad e higiene no estaban aseguradas”, relata Mario López Alba, responsable de Salud Mental de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Moria.

“El fuego lo ha arrasado prácticamente todo: tiendas de campaña, barracones, centros médicos de otras organizaciones… Se han vivido escenas de verdadero pánico, con familias huyendo de la zona de peligro”, añade el psicólogo. El campo de Moria ha sufrido varios incendios desde el inicio del verano, hasta llegar al trágico desenlace de este miércoles. “Esta noche ha habido un inmenso viento que ha propagado muy rápido el fuego, arrasándolo todo”, explica.

“No ha ocurrido uno sino muchos incendios en el campo. Los migrantes lanzaron piedras a los bomberos que intentaron aplacar los fuegos. Las causas se están investigando”, ha afirmado Constantine Theofilopoulos, jefe de la brigada de bomberos del norte del Egeo, a la televisión ERT. “El campo ha sido evacuado. Todas estas personas están ahora en la carretera nacional que se dirige a Mitilene”, ha señalado Panagiotis Deligiannis, testigo de lo ocurrido, a la agencia Reuters. Mitilene, la capital de la isla, se encuentra a siete kilómetros de Moria. “La policía no les deja avanzar. Estas personas están durmiendo a izquierda y derecha de la carretera, en los campos de cultivo”, añade.

El Gobierno griego busca el realojo urgente de entre 3.000 y 4.000 personas que, según las autoridades, han quedado sin techo. El Ejecutivo ha habilitado carpas y prepara un ferry, que debía llegar esta misma noche, y dos barcos de la Armada, que no estarán disponibles hasta mañana jueves, para acogerles. Sin embargo, con los nuevos fuegos que se han originado entrada la tarde de este miércoles, el número de personas sin cobijo ha aumentado. “Las familias que aún vivían allí han tenido que abandonar la zona y hay miles de personas en la calle literalmente: familias con niños pequeños, incluso una mujer embarazada y otra en silla de ruedas”, ha confirmado López Alba. “Moria ya era un sitio inhumano para vivir y ahora se necesita la evacuación inmediata de todas estas personas, que no tienen dónde pasar la noche y están sin agua potable, comida ni asistencia sanitaria”, ha lamentado.

Las instalaciones que acogen a los 400 menores no acompañados que albergaba Moria han quedado totalmente destruidas, lo que ha provocado el anuncio inmediato de la Comisión Europea de que la UE financiará el traslado urgente de estos niños y niñas a la península griega y se encargará de su alojamiento.

LA REACCIÓN DE LA UNIÓN EUROPEA

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha expresado su “plena solidaridad”, mientras que la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, ha lamentado la tragedia y anunciado un inminente viaje a Grecia este jueves del comisario de Migraciones, Margaritis Schinas, para tratar lo ocurrido. En conversación con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, Schinas le ha garantizado la ayuda de Bruselas “en todos los niveles durante estos momentos difíciles”.

La Comisión Europea se prepara para presentar, el 30 de septiembre, una nueva propuesta del Nuevo Pacto para la Migración y el Asilo que acometa reformas que ayuden a superar obsolescencias como el Acuerdo de Dublín y distribuya el flujo migratorio de manera proporcional entre los 27 de manera que los países del sur no carguen con todo el peso como ocurre en la actualidad.

Se da la circunstancia de que apenas una semana y media después de que se decretase la pandemia, el Parlamento Europeo pidió la evacuación de los campos de refugiados de las islas griegas para prevenir contagios ante sus precarias condiciones e instó a Bruselas a dar una “respuesta inmediata” ante la emergencia. Y una semana después de hacer ese llamamiento, urgió a la Comisión Europea a dar un nuevo impulso al Pacto de Migración y Asilo. Las organizaciones humanitarias realizaron llamamientos similares.

Mientras, Oxfam Intermón y el Consejo Griego para los Refugiados (CGR) han pedido este miércoles una investigación sobre las responsabilidades de la Unión Europea tras los incendios en Moria y su papel en la protección de las personas refugiadas. “Esta tragedia totalmente evitable debería desencadenar un cambio radical en la respuesta de la UE y Grecia a la llegada a Europa de personas que buscan asilo, que claramente ha fracasado”, ha declarado Spyros-Vlad Oikonomou, responsable del CGR, en un comunicado al que ha tenido acceso EL MUNDO.

“La tragedia humanitaria que ha conducido a este devastador incendio es la consecuencia de años de una respuesta equivocada de la UE y sus Estados miembros a la llegada de personas que huyen del conflicto y la persecución”, ha dicho Evelien van Roemburg, responsable de la campaña de migración en Europa de Oxfam. Amnistía Internacional, Save the Children, Unicef, MSF y otros organismos pidieron un cambio en la política migratoria europea y el traslado de los migrantes de las islas del Egeo al continente.

INTENTOS DE SUICIDIO

Las organizaciones humanitarias internacionales llevan años denunciando la terrible situación en Moria. Los cooperantes que trabajan en Lesbos temían los peores vaticinios. “No nos ha sorprendido. Llevábamos meses avisando de la situación insostenible del campo de refugiados. Es una población que lleva sufriendo restricciones de movimiento muy severas desde el inicio de la pandemia. Hace aproximadamente una semana se dio el primer caso positivo de Covid-19 dentro del campo, lo que ocasionó la medida de una cuarentena masiva”, apunta López Alba.

En un campo que excede cuatro veces su capacidad original, es imposible establecer medidas de distanciamiento social y garantizar la higiene. Así, esta semana se han contabilizado un total de 35 casos más de coronavirus en Moria, personas que tras el incendio de la madrugada se encuentran en su mayoría ilocalizables, tras haber identificado sólo a ocho de ellas. La tragedia “puede añadir más riesgo de propagación y aumentar la vulnerabilidad de los refugiados”, advierte el especialista de MSF.

“El ambiente que se vivía en Moria antes de los incendios ya era de crisis humanitaria. Durante los meses de junio y julio teníamos una situación muy alarmante, en la que atendíamos una media de dos intervenciones de emergencia en materia de salud mental. Pero durante agosto hemos pasado a una media de dos intervenciones de este tipo al día. Se trata de ataques de pánico, trastornos disociativos, autolesiones, intentos de suicidio y numerosos casos de violencia sexual”, constata López Alba describiendo una situación que ya era muy crítica antes de la destrucción de Moria.

Fuente: elmundo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *