Localización

Quintana Roo - México

Alemania ha registrado en las últimas 24 horas el más alto nivel de nuevas infecciones de coronavirus desde finales de abril pasado, según anunció hoy el Instituto Robert Koch (RKI), responsable de coordinar la lucha la epidemia en este país. Las oficinas sanitarias germanas sumaron 2.297 nuevos casos y seis fallecimientos desde la jornada anterior, con lo que el total de contagiados en Alemania desde el comienzo de la pandemia es de al menos 270.070 personas, mientras los óbitos suman 9.384 personas. Los niveles máximos de infecciones e Alemania se registraron a finales de marzo y principios de abril con más de 6.000 casos diarios. La situación es especialmente preocupante en Múnich, donde se ha superado el límite de 50 contagios por cada 100.000 habitantes en el plazo de una semana y las autoridades locales se ven obligadas a endurecer las medidas para combatir la propagación del virus Sars-Covid-19. Este sábado debía haber comenzado el Oktoberfest, la fiesta de la cerveza que atrae normalmente a más de 10 millones de visitantes. Sin embargo ya en abril pasado el alcalde de la capital bávara, Dieter Reiter, y el primer ministro de la región, Markus Söder, comunicaron la suspensión de la que es considerada como la mayor fiesta popular del mundo.

El aumento por encima del límite de las infecciones en Münich ha obligó anoche a prohibir en el último momento la asistencia de público al encuentro de estreno de la nueva temporada de la Bundesliga alemana de fútbol entre el Bayern y el Schalke 04 que acabó con un humillante 8 a 0. En un principio estaba prevista la presencia limitada de tan solo 7.500 aficionados en el estadio Allianz Arena, pero Reiter tuvo finalmente que cerrar los accesos al campo para los hinchas. «Habría sido una señal equivocada» ante el incremento de las infecciones, dijo el alcalde de Múnich para explicar la decisión de no permitir la presencia de público en el partido. «Se que resulta amargo para los aficionados, pero aún no hemos superado la crisis», añadió Reiter. Para evitar celebraciones espontáneas con motivo del comienzo de la Oktoberfest, las autoridades locales han dictado además una orden de prohibición para la venta y consumo de alcohol en la calle, ya que se espera que los más incondicionales seguidores de esa fiesta se concentren pese a todo en las ‘Theresienwiesen’, las praderas que otros años se llenan de grandes carpas para degustar cerveza y multitud de atracciones de feria.

Las autoridades sanitarias alemanas quieren evitar a toda costa que en este país se disparen las nuevas infecciones a los niveles que están sufriendo España, Francia o Gran Bretaña. Chrsitian Drosten, director del departamento de virología de la Charité, el Hospital Universitario de Berlín, y asesor del gobierno federal en la pandemia de Sars-Covid-2, no descarta que Alemania sufra un fuerte rebrote de los contagios hasta tasas como las del sur de Europa. Entre tanto, el ministro federal de Sanidad, Jens Spahn, ha anunciado que quiere regular la distribución de las futuras vacunas contra el coronavirus en Alemania hasta finales de octubre. Para ello quiere convocar un consejo asesor de médicos, expertos en ética y científicos sociales que elaborarán un programa prioritario de vacunación, según informan los diarios del grupo editorial Funke. En la comisión estarán presentes miembros de la Comisión Permanente de Vacunación del RKI, científicos de la Academia Nacional de las Ciencias Leopoldina y expertos del Consejo Ético Alemán. Spahn considera que el reparto de las primeras vacunas no tiene solo una dimensión médica, sino también ética y políticosocial.

Klaus Cichutek, presidente del Instituto Paul Ehrlich, que regula y autoriza la introducción de nuevos medicamentos en Alemania, no descarta que antes de acabar el año se apruebe una vacuna contra el coronavirus en este país, tras subrayar que son ya nueve las sustancias inmunizantes que han alcanzado ya la fase 3 de experimentación. «Desde el punto de vista del procedimiento para su autorización soy muy optimista. Haremos lo posible para que ese proceso se lleve a cabo de manera constructiva y con la necesaria minuciosidad, pero a la velocidad adecuada», afirmó Cichutek en declaraciones a la emisora de televisión N-TV. Aunque reconoció que no hace sino especular, se mostró convencido que los primeros permisos para las nuevas vacunas se concederán «a finales de este o comienzos del próximo año». Añadió que además serán necesarios varios meses hasta que la nueva vacuna esté disponible en todo el país y aseguró que existe una gran disposición entre la población para ser inoculada. «Lo hemos comprobado en el Instituto Paul Ehrlich por el gran número de voluntarios que se han presentado desde el comienzo de las primeras pruebas clínicas», señaló el presidente de la institución.

Fuente: hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *