Localización

Quintana Roo - México

En México se hacen más de 7,500 transplantes de órganos y tejidos al año, pero desde abril solo se han realizado 106.

Los pacientes que requieren de un órgano para sobrevivir se han visto afectados a causa de la emergencia por COVID-19, pues la reconversión hospitalaria y los protocolos sanitarios ocasionaron que las donaciones y transplantes en México se frenaran.

En la conferencia vespertina sobre la situación de la pandemia, Salvador Aburto Morales, director general del Centro Nacional de Transplantes (Cenatra), de la Secretaría de Salud, expresó que el país tiene una gran necesidad de transplantes, pues hay alrededor de 23,500 pacientes en espera de un órgano.

“Pero durante esta etapa de emergencia sanitaria hemos sufrido una gran pérdida en relación al número de donantes y de transplantes”, lamentó.

El funcionario indicó que desde abril se detuvo la actividad de donación porque la mayoría de los hospitales y personal de salud se vieron obligados a atender a pacientes con COVID-19.

A esto se suma que, independiente al protocolo estricto que se sigue para los transplantes, tanto pacientes como donantes y personal médico, deben ser sometidos a las pruebas para la detección de COVID-19, resultados que tardan hasta 48 horas, lo que hace que el proceso para la donación se prolongue.

De acuerdo con la información presentada por Aburto Morales, las donaciones por parte de personas fallecidas pasaron de 238 en enero a cero en los meses de abril y junio.

Solo en mayo y julio se registró una donación por mes. Fue hasta agosto que se recibieron nueve donaciones, y en lo que va de septiembre se registran 10.

Es decir que entre abril y septiembre se han realizado 21 donaciones de este tipo cuando en el mismo periodo del año pasado se registraron 1,235.

Lo mismo ocurrió con los transplantes, pues en marzo, cuando inició la pandemia, se realizaron 233 prevenientes de personas fallecidas, en abril únicamente 8, en mayo 9, en junio 14, en julio 15, en agosto otros 15 y en septiembre 31.

Mientras que los provenientes de personas vivas pasaron de 118 en marzo a 1 en abril, ninguno en mayo y junio, 3 en julio, 4 en agosto y 6 septiembre.

En suma, entre abril y septiembre se han realizado 106 trasplantes.

El funcionario puntualizó que ante la emergencia sanitaria, la Secretaría de Salud emitió una recomendación a los hospitales para reprogramar los transplantes, con excepción de los casos urgentes, como pacientes que requieran de un corazón, hígado, riñón o córneas.

Sin embargo, mencionó, había confianza en que esta situación se estabilizara para el mes de mayo, pero esto no ha ocurrido.

“Pensamos que a finales de mayo iba a reactivarse (la actividad de donación), pero esto fue hasta agosto. Seguimos con una condición (complicada) en los hospitales, que aunque la curva (epidémica) se estabiliza, siguen habiendo camas ocupadas por pacientes con COVID-19”, dijo.

Fuente: politica.expansion


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *