Localización

Quintana Roo - México

El primer debate entre los aspirantes al trono de la Casa Blanca será de una precisión milimétrica y obligará a los rivales a ‘mojarse’

El presidente Trump y su rival demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, se verán las caras esta noche (madrugada hora española) en el primer debate presidencial de unas complicadas elecciones amenazadas por la pandemia, las maniobras de sabotaje del voto, y un potencial caos poselectoral. El enfrentamiento, que se celebrará en la Universidad de Case Western Reserve de Cleveland, Ohio, durará 90 minutos (de 9 a 10.30 p.m. hora local del Este), será moderado por el periodista Chris Wallace de la cadena Fox y retransmitido en la mayoría de los principales canales de noticias.

No tendrá cortes comerciales ni declaraciones de apertura, y está dividido en seis segmentos de 15 minutos, que incluyen el historial de Trump y Biden; el Tribunal Supremo; la pandemia Covid-19; la economía; el tema de la raza y la violencia en las ciudades, y la integridad de las elecciones.

Trump no ha participado en formatos de debate simulado, sino que ha estado enfocado en trabajar con sus asesores los ataques contra su rival. Por su parte, el candidato demócrata se ha concentrado en una preparación más tradicional. Biden se enfocará en verificar los hechos que establezca el presidente cuando sienta que está justificado, y tratará de no verse arrastrado a una pelea personal sobre temas como la familia, que podrían hacerle parecer enojado en el escenario.

Se espera que Trump ataque a Biden a través de su hijo Hunter, en un intento por irritar al vicepresidente y hacerle perder el control. Este, que espera ataques personales por parte de Trump, señaló en un acto reciente que confía en no dejarse atrapar en una pelea personal, «el único lugar en el que Trump se siente cómodo», aunque dijo saber cómo manejar «matones».

El fantasma de la izquierda

En una entrevista previa al primer debate con Fox News Radio, Trump intentó rebajar las expectativas sobre su actuación y expresó su preocupación sobre preguntas difíciles de Wallace, que ha entrevistado al presidente con frecuencia, dada la familiaridad de Trump con el canal Fox. Trump señaló que Wallace «será injusto, sin ninguna duda», ya que estará controlado por la «izquierda radical».

Tras meses de restar importancia a Biden como un comunicador incoherente, Trump afirmó creer que Biden tendrá ventaja en el debate porque tiene más experiencia política, en un intento de última hora de exagerar las expectaciones sobre el demócrata para que defraude. Ambos candidatos han participado recientemente en Pensilvania en debates televisados, con preguntas del público en el escenario, que les han permitido calentar músculo. Según las conclusiones de estas comparecencias, Trump mostró dificultades para manejar preguntas complicadas, algo que tenderá a repetirse y que sería más serio comparado con algún tropiezo verbal por parte de su oponente, algo por lo demás bastante habitual.

Fuente: hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *