Localización

Quintana Roo - México

Jörg L. formaba parte de una red mundial de pederastas con más de 30.000 sospechosos.

Un alemán de 43 años ha sido condenado hoy a 12 años de cárcel e indefinida custodia de seguridad tras cumplir la condena por violar sistemáticamente a su hija desde poco después de nacer, grabar las imágenes de sus crímenes y difundirlas en foros de pederastas en internet. Jörg L. es considerado además figura clave del llamado entramado de abusos de Bergisch Gladbach, una gigantesca red internacional de pederastas en internet a la que las autoridades han dado el nombre de la ciudad donde residía el ya condenado. Ésta estaría formada por más de 30.000 sospechosos en todo el mundo, de los que más de 200 han sido identificados ya en Alemania. El cocinero y empleado de hostelería fue acusado por la fiscalía de 79 casos de abusos sexuales graves y violación de menores. Jörg L. declaró voluntariamente ante el tribunal, pero en una sesión a puerta cerrada por deseo expreso de la abogada que representa los intereses de su hija. La letrada que quiso proteger a la pequeña, hoy de tres años y medio de edad. El condenado aprovechaba las ausencias de su esposa del hogar para cometer los abusos.

La fiscalía había solicitado una pena de 13 años y medio de cárcel y la posterior custodia indefinida de seguridad, petición a la que se había sumado la acusación particular. La defensa del condenado no definió la pena de cárcel, pero pidió que no se le aplicara la custodia, una demanda que no atendió el tribunal. La custodia indefinida de seguridad es una forma de reclusión extraordinaria que contempla la legislación alemana para quienes han cumplido su pena, pero son considerados un peligro para la sociedad. Quienes reciben ese castigo suplementario, generalmente criminales sexuales, rara vez vuelven a quedar en libertad. Durante el proceso la fiscalía aseguró que Jörg L. planeó la violación de su hija al día siguiente mismo de nacer. Ese día intercambió mensajes en un chat de pederastas en los que se debatió cómo acostumbrar mejor a la pequeña a los abusos. Durante el registro de su vivienda en otoño de 2019 la policía encontró en un ordenador y varias memorias exteriores numeroso material pornográfico infantil acumulado por el procesado.

Las investigaciones posteriores sacaron a la luz que Jörg L. llevaba al menos 20 años intercambiando mensajes y visitando foros de pedófilos en internet y que se actividad se había incrementado apreciablemente poco antes de su detención. «Tenía un gran interés en intercambiar experiencias con otros hombres que abusan de sus hijos menores», señaló una de las agentes encargadas del caso ante el tribunal. La fiscalía subrayó al respecto que los responsables de la investigación habían visionado vídeos y fotografías «espeluznantes» de abusos cometidos con menores. En ese sentido señalaron que Jörg L. difundía las imágenes de sus abusos que tomaba con un teléfono inteligente poco después de cometerlos, a veces cuando cambiaba los pañales a su hija encima de una cómoda para bebés. Jörg L. no es el primer condenado de la trama de Bergisch Gladbach. Otros dos hombres pertenecientes a la misma red de pederastas cumplen ya condena de trece años y medio y catorce años y medio de cárcel por crímenes similares y serán sometidos también después a la indefinida custodia de seguridad. Otros siete se encuentran en prisión preventiva a la espera de juicio en Alemania y más de 200 son investigados actualmente una vez averiguadas sus identidades.

Fuente: hoy


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *