Localización

Quintana Roo - México

Pétronin, de 75 años, fue secuestrada en 2016 en Gao (Mali), donde trabajaba en una ONG.

El paradero de Sophie Pétronin, la última rehén francesa en el mundo, permanece rodeado de incógnitas este miércoles a pesar de las numerosas señales de liberación inminente tras un largo cautiverio.

Ayer, la familia de Pétronin sugirió que, después de casi cuatro años de detención en un lugar desconocido, su traslado desde el norte de Malí para ser puesta en libertad, estaba en marcha.

Al mismo tiempo, en Mali se sucedían los rumores sobre la liberación de Soumaïla Cissé, ex ministro y candidato presidencial, secuestrado hace más de seis meses y sujeto, junto con Pétronin, a un intercambio por decenas de yihadistas, según diversas fuentes cercanas a las negociaciones.

Sin embargo, las autoridades malienses y francesas guardaron silencio ayer, absteniéndose de confirmar que la liberación de hasta 206 yihadistas el pasado fin de semana tenía como objetivo la liberación de ambos rehenes.

Mientras, el hijo de Sophie Pétronin, Sébastien Chadaud, tomó ayer un vuelo vía París a Bamako, la capital de Malí, donde llegó a primera hora de la tarde.

El sobrino de Pétronin, Lionel Granouillac, quien también ha estado muy involucrado en las negociaciones para la liberación, ha estado en contacto telefónico con Chadaud. “En relación a lo que me ha dicho Sébastien, podemos afirmar que ella está libre”, dijo en declaraciones a la AFP. “Está entre Gao y Bamako”, añadió. Sin embargo, Chadaud no había visto ni hablado con su madre aún, por lo que se llamó a la precaución.

La cautela en la familia podía deberse a la complejidad de una operación delicada en un país en gran parte semidesértico del tamaño de más del doble de Francia. Según información de AFP, se estaban llevando a cabo preparativos para reunir a Petrónin y a Soumaïla Ciissé en Tessalit para conducirlos por avión a Bamako.

Se cree que Sophie Pétronin, de 75 años, y Soumaïla Cissé, de 70, ex ministro, candidato presidencial y líder de la oposición, fueron capturados por grupos islamistas armados vinculados a Al-Qaeda.

Sophie Pétronin, originaria de Burdeos (suroeste de Francia) fue secuestrada el 24 de diciembre de 2016 por hombres armados en Gao (norte de Mali), donde vivía y dirigió durante años una organización de ayuda a la infancia.

Apareció en vídeos publicados en 2017 y 2018 por el Grupo de Apoyo para el Islam y los Musulmanes (GSIM), una alianza de grupos yihadistas afiliados a Al-Qaeda. Su última aparición, a mediados de junio de 2018, la muestra muy cansada, con el rostro demacrado, apelando directamente al presidente francés Emmanuel Macron.

Las imágenes de la rehén alarmaron a la familia, que temió por su vida. Los familiares se movilizaron para su liberación, instando repetidamente al presidente Macron a no olvidar a Sophie Pétronin y aceptar negociar con los secuestradores.

Macron ha asegurado en varias ocasiones que los servicios franceses estaban trabajando en su liberación “sin descanso”, pero con discreción.

Soumaïla Cissé, segundo tres veces en las elecciones presidenciales, fue secuestrado el 25 de marzo mientras realizaba una campaña en la región de Tombuctú (noroeste). En ausencia de pruebas formales, la sospecha se cierne sobre el grupo yihadista de Amadou Koufa, activo en el centro de Malí y afiliado a Al-Qaeda.

Fuente: elmundo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *