Localización

Quintana Roo - México

Los tres nuevos partidos no niegan su apoyo al presiente López Obrador y su “Cuarta Transformación”, le prometen ayuda para tener la mayoría Diputados, pero aclaran que no serán satélite de Morena.

Aunque afirman que no serán partidos satélites de Morena, con la obtención de su registro como fuerzas políticas nacionales Encuentro Solidario (PES), Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza Social por México (FSPM) ofrecen acompañar el proyecto de transformación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador y de paso, contribuir a que goce de mayoría en la Cámara de Diputados durante la segunda mitad de su sexenio.

En entrevista con Expansión Política, la coordinadora nacional del PES, Alejandrina Moreno; el presidente de la asamblea nacional de Fuerza Social por México, Gerardo Islas y Fernando González, presidente de Redes Sociales Progresistas, manifestaron su respaldo a López Obrador, pero no necesariamente a Morena.

El pasado 14 de octubre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó otorgar el registro a dos fuerzas políticas , a las que el Instituto Nacional Electoral (INE) se los había negado: Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México, además de confirmar la del Partido Encuentro Solidario.

Con la decisión del Tribunal, en las elecciones del próximo año 10 fuerzas políticas competirán en de las se prevén dos bloques: los pro cuarta transformación integrado por Morena, PT, PVEM, RSP, FSM y PES y los partidos de oposición al gobierno de López Obrador, es decir, PAN, MC, PRD y PRI.

Las elecciones del próximo año, en las que además de 15 gubernaturas, se renovarán presidencias municipales, congresos locales y la Cámara de Diputados, son importantes para el presidente López Obrador porque parte de la continuidad de su proyecto político pasa por tener mayoría en el poder legislativo.

Gracias a sus aliados, Morena ha logrado la aprobación de los temas que eran una prioridad para el presidente como elevar a rango constitucional programas sociales, la eliminación de 109 fondos y fideicomisos, la creación de la Guardia Nacional, acotamiento del fuero presidencial, la reforma educativa y la ley de remuneraciones de servidores públicos.

Hasta ahora López Obrador no ha recurrido a ninguna iniciativa preferente, figura que permite al presidente de la República a enviar una propuesta para que sea discutida por el Congreso de la Unión en un periodo máximo de 30 días.

Fernando González, presidente de Redes Sociales Progresistas, fuerza política ligada a la exsecretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, aseguró que su respaldo a López Obrador no se circunscribe a contribuir a que logre una mayoría en la Cámara de Diputados.

“Esa una lectura matemática, yo haría una lectura más compleja. Hay instituciones y rutas que el nuevo régimen necesita construir y debates que hay que dar para llevar al país a una nueva era, ahí quiere estar inserto Redes Sociales Progresistas, no se trata de bloques numéricos, o solo de bloques matemáticos, sino de cuestiones más de fondo”, aseguró el también yerno de la maestra Gordillo.

Cada una de las tres nuevas fuerzas políticas recibirán para el que será su primer año de vida y debut en una elección, 169 millones 323,769 de pesos, los cuáles se repartirán así:

  • 105 millones 019,042 para actividades ordinarias.
  • 4 millones 725,856 para actividades específicas.
  • 31 millones 505,712 para gastos de campaña.
  • 21 millones 003,809 de franquicia postal.
  • 69,350 de franquicia telegráfica.

Desde 2018, las Redes Sociales Progresistas expresaron su apoyo y simpatía al proyecto de López Obrador, sin embargo, su presidente descarta que vayan a ser una fuerza satélite.

“Morena no necesita satélites ni arietes. Nosotros queremos convertirnos en una alternativa distinta que, compartiendo valores, y definiendo la consolidación del nuevo régimen ir perfilando un futuro de progreso y prosperidad”, destacó González.

Fuerza Social por México es otra de las organizaciones afines al presidente Andrés Manuel López Obrador que logró conseguir su registro.

Al estilo del viejo PRI, el impulsor de esa fuerza política y presidente de Confederación Autónoma de Trabajadores de México (Catem), Pedro Haces, ofreció su respaldo total al mandatario federal en febrero pasado con una Arena Ciudad de México llena con gritos de “¡presidente!, ¡presidente!”.

Gerardo Islas, presidente Fuerza Social por México, sostuvo que apoyarán el proyecto del mandatario federal porque creen en la llamada “Cuarta Transformación”.

En 2018, el Partido del Trabajo postuló a varios morenistas, que cuando obtuvieron una curul, se movieron a Morena, lo que le garantizó ser la primera fuerza y quedarse con la presidencia de la Junta de Coordinación Política durante tres años.

Islas descartó prestar espacios para postular a morenistas en las elecciones del próximo año para ayudar a Morena a mantenerse como la primera fuerza en la Cámara de Diputados.

“Nosotros vamos a postular perfiles nuevos, y para quienes quieren participar en este proyecto de la Cuarta Transformación. Somos un partido de fuerzas abiertas, lo único que buscamos es que se quiera hacer un bien al país”, aclaró.

Aunque en 2018, el Partido Encuentro Solidario recibió su acta de defunción, esta fuerza política volvió a nacer con el aval del INE el pasado 4 de septiembre.

Hace tres años el llamado Encuentro Social se alió a Morena, abanderó a López Obrador a la Presidencia y en el Congreso de la Unión mantuvo una alianza, en 2021 Encuentro Solidario ofrece mantener ese apoyo.

Sin embargo, la coordinadora nacional del PES, Alejandrina Moreno, aseguró que, aunque respaldan el proyecto de López Obrador, el partido impulsará su propia agenda.

El partido de López Obrador ha perdido simpatías, por lo que sus nuevos aliados le ayudarán a pulverizar el voto y le garantizarán que se mantenga como la principal fuerza en la Cámara de Diputados, y con aliados, incluso incrementar los escaños.

“Efectivamente se está desgastando, se está perdiendo credibilidad, hay una porción del electorado que votó por él, pero no son los incondicionales, no son lo que le aplauden y justifican todo, esos se van separando, eso se refleja en la intención del voto de Morena”, explicó Crespo.

Fuente: politica.expansion.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *