Localización

Quintana Roo - México

Un extrabajador de la embajada de Estados Unidos en México, Brian Jeffrey Raymond, fue detenido en California por posiblemente haber abusado de al menos 22 mujeres, a quienes llegaba mediante aplicaciones de citas y drogaba mientras era empleado del cuerpo diplomático de su país, según la acusación de la fiscalía estadounidense.

“El acusado es un experimentado depredador sexual que representa una amenaza para las mujeres”, detalla el organismo en un documento presentado ante la Corte Sur del Distrito de California.

Raymond, quien trabajaba para una agencia del gobierno estadounidense en la embajada, está acusado de “coerción y seducción”. Entre las pruebas en su contra hay 25 videos hallados en su teléfono móvil, que muestran a “mujeres desnudas e inconscientes”.

“La investigación del gobierno ha revelado 22 supuestas víctimas hasta la fecha”, tanto en México como en Estados Unidos. Según las indagatorias, nueve de las víctimas fueron agredidas en el apartamento que la embajada en la Ciudad de México facilitó a Raymond.

Durante su periodo en México, entre agosto de 2018 y el 1 de junio de 2020, el acusado “usó su residencia para mantener una conducta sexual criminal (…) desnudando, fotografiando y grabando al menos a nueve mujeres inconscientes”, detalla el documento.

El hecho que desencadenó la investigación sucedió el pasado 31 de mayo, cuando vecinos alertaron a la policía de la Ciudad de México porque “una mujer desnuda e histérica gritaba desesperada en busca de ayuda desde el balcón del acusado”.

Según denunció la víctima, ella y Raymond tuvieron una cita tras ponerse en contacto por la aplicación de Tinder; después, fueron al apartamento de Raymond, quien le ofreció una copa de vino y ella “de repente se desmayó”. Además, dijo que no recordaba haber pedido ayuda desde el balcón.

“(La víctima) reportó que no era consciente de haber tenido relaciones sexuales con el acusado hasta que fue examinada por médicos mexicanos que le avisaron que tenía lesiones por penetración vaginal y anal”, explica el documento.

Tras el “incidente en su residencia”, Raymond fue trasladado a Estados Unidos y dimitió, por lo que actualmente está desempleado.

En su país, fue interrogado por el FBI, al que dijo que la relación sexual con la víctima fue “consensuada”. Las autoridades le incautaron el celular donde se hallaron los videos.

Además, encontraron que el acusado había buscado en internet los efectos de mezclar con alcohol los medicamentos Ambien y Zolpidem, utilizados para dormir.

De acuerdo con la fiscalía estadounidense, el acusado pidió ser liberado bajo fianza debido a la pandemia de COVID-19, puesto que en 2018 fue operado del corazón.

“Sin embargo, la conducta del acusado desde marzo de 2020 hasta la fecha de su arresto sugiere que no tuvo preocupación de contagiarse de COVID. Por ejemplo, las fotografías y videos de su celular muestran al acusado en contacto cercano con al menos cuatro mujeres en su residencia durante varias horas”, detalló.

La fiscalía ve en Raymond un riesgo de fuga por su modo de vida “extremadamente acomodado”, que le ha permitido viajar a 60 países, tanto por trabajo como por placer.

Hasta el momento, la embajada de Estados Unidos en México, dirigida por Christopher Landau desde agosto de 2019, no ha emitido información sobre los hechos.

Por la tarde de este jueves, el director de la Cancillería mexicana para América del Norte, Roberto Velasco, señaló en Twitter que las autoridades de México colaboran con las de Estados Unidos en la investigación del caso y rechazan todo tipo de violencia de género.

Fuente: politica.expansion


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *