Localización

Quintana Roo - México

Desde el asesinato del profesor francés Samuel Paty, el 16 de octubre, se han sucedido los ataques que se alinean con el islamismo radical.

El atentado que ha matado a cuatro personas en la noche del lunes en Viena todavía no ha sido reivindicado, pero la Policía da por segura la participación en la matanza de un simpatizante del ISIS. Aunque al menos otro de los atacantes permanece huido y la investigación se encuentra abierta, el ministro austriaco del Interior , Karl Nehammer, ha asegurado que en la serie de ataques con armas semiautomáticas participó “al menos un terrorista islamista”.

Pero el de Viena no ha sido el único atentado islamista de los últimos días. El llamado Estado Islámico, el ISIS, se atribuyó este lunes la matanza que ese mismo día acabó con la vida de 22 personas en la Universidad de Kabul, en Afganistán.

Los atacantes eligieron la primera hora de la mañana, en el turno de mayor asistencia a las clases, para entrar en la universidad, cuando se encontraban en el campus unas 15.000 personas, entre estudiantes, profesores y otros empleados.

La universidad no se consideraba un posible objetivo terrorista, por lo que las medidas de seguridad en el campus eran mínimas y los atacantes fueron matando alumnos por las clases. Cinco horas después finalizaba el ataque con 22 muertos, incluidos los tres atacantes, y el mismo número de heridos. Entre los muertos, según un portavoz del ministro afgano del Interior, hubo al menos diez chicas.

En las últimas semanas también se han producido atentados de inspiración islamista en Francia. La pasada semana, el jueves 29 de octubre, un hombre armado con un cuchillo entró en la Basílica de Notre Dame de Niza y mató a tres personas, dos mujeres y un hombre. El alcalde de la ciudad informó de que el atacante no paraba de gritar “Alá es grande” y desde el principio las autoridades calificaron los hechos como “terrorismo”. El presunto autor, herido de gravedad, un inmigrante irregular de origen tunecino y que habría entrado en Europa por Lampedusa.

Apenas dos semanas antes, el día 16 de octubre, el profesor Samuel Paty fue asesinado en Conflans-Sainte-Honorine, una pequeña localidad a las afueras del París. Paty había mostrado a sus alumnos una caricatura del profeta Mahoma durante una clase sobre la libertad de expresión, lo que provocó la furia de algunos padres de familia y una campaña contra él en las redes sociales. Paty fue decapitado por un joven checheno de 18 años después abatido por la Policía.

“Defenderemos la libertad, no renunciaremos a las caricaturas”, prometió el presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante el homenaje nacional al profesor asesinado.

Pero esa defensa de los valores laicos ha sido invocada para intentar justificar nuevos ataques contra los intereses franceses. La semana pasada un ciudadano saudí hirió con un cuchillo a un vigilante del consulado de Francia en Yeda (oeste de Arabia Saudí).

Este martes, tras el ataque terrorista de Viena, la canciller alemana se ha alineado con Macron en su condena y en su llamamiento a combatir estos atentados. “No cederemos”, ha ratificado el presidente francés. “El terrorismo islamista es nuestro enemigo común”, ha subrayado Merkel.

Fuente: elmundo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *