Localización

Quintana Roo - México

El Buen Fin está cerca y tendrá dos grandes retos: ponderar la salud ante la pandemia de COVID-19 y lograr la reactivación económica.

Más de 100,000 establecimientos participarán en la décima edición de este evento que se llevará a cabo del 9 al 20 de noviembre, y que será coordinado y supervisado tanto por las secretarías de Economía y Hacienda, como por la de Salud.

¿Cuál es la estrategia?

José Manuel López Campos, presidente de la Concanco, destacó en conferencia de prensa que la estrategia para este año está dirigida a cubrir la presencia del Buen Fin en todos los municipios del país, con la integración de los negocios más pequeños de las poblaciones hasta los centros comerciales y negocios más grandes de las ciudades.

Para que esto pueda implementarse sin riesgo de contagio de COVID-19, se acordó con los establecimientos que respetarán estrictamente los protocolos sanitarios, entre los que destacan:

  • Jornadas escalonadas o cortas.
  • Aforos permitidos de acuerdo con color del semáforo epidemiológico en cada entidad y según el giro del negocio.
  • Fomento a las ventas por Internet.

¿Qué medidas sanitarias se tomarán?

El director del IMSS, Zoé Robledo, señaló en conferencia de prensa que, en lo que respecta al sector privado, las 124,000 empresas registradas hasta ahora en la plataforma de Nueva Normalidad han hecho toda la autoevaluación de sus protocolos.

Lo anterior ha servido para reducir, desde que se declaró la “nueva normalidad”, el número de infecciones entre trabajadores, clientes y los propios proveedores de las tiendas.

Para mantener esta estrategia en el Buen Fin, las autoridades sanitarias deberán asesorar a los centros de trabajo en apego a los lineamientos técnicos de reapertura y actividades económicas.

En específico, las medidas que se tomarán en la décima edición del Buen Fin son:

  • Que las compras presenciales sean individuales, sin niños y pagar, en la medida de lo posible, con tarjetas de crédito para evitar contactos y circulación de dinero en efectivo.
  • De cualquier manera, podrían abrirse cajas exclusivas para el pago en efectivo y que el resto sea para el pago por tarjeta.
  • Horarios especiales para las personas adultas mayores.
  • Los foros máximos que van a poder tener las tiendas y los centros comerciales serán del 30% cuando se esté en semáforo naranja, y 50% si hay semáforo amarillo.
  • Mecanismos para lograr la sana distancia, sobre todo en las filas de espera para entrar a los establecimientos y también en las filas para efectuar los pagos.
  • Implementar filtros para los trabajadores, como barreras físicas en las cajas de pago para evitar contacto.
  • Estricto uso de cubrebocas para clientes, y de caretas y mascarillas para el personal.
  • La toma de temperatura, preferentemente en la frente.
  • Si alguna persona presenta síntomas visibles de la enfermedad, abstenerse de entrar a los establecimientos.

Fuente: politica.expansion


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *