Localización

Quintana Roo - México

“Rómpanle la madre a los manifestantes”… esas fueron las instrucciones que se giraron desde la Secretaría Estatal de Seguridad Pública al mando del polémico Alberto Capella. (previo acuerdo con la alcaldesa de Cancún María Hermelinda Lezama)

Decenas de manifestantes salieron despavoridos y aterrados por el estruendo de los rifles de asalto R-15 que accionaron los policías estatales bajo el mando “Único” de Alberto Capella.

Los policías habrían recibido la orden tajante de accionar sus armas sin descanso y disparar para disuadir una protesta donde participaban cerca de 100 personas que “irónicamente” lo único que exigían era justicia para la
joven mujer a la que le fue arrebatada la vida de forma horripilante el pasado fin de semana.

Inicialmente la movilización fue convocada para rechazar la ola de feminicidios que se han registrado en los últimos meses. Y si bien es cierto que a la manifestación se “filtró” un grupo de choque para vandalizar la concentración de ciudadanos y la marcha, ya que un grupo de hombres lanzaron piedras a las instalaciones de la Fiscalía en el polo turístico de Cancún, e incluso prendieron fuego a las puertas de la dependencia estatal, lo cierto es que no había hombres armados que justificaran la presencia de policías armados.

En la refriega nuestra compañera y amiga Cecilia Solís, resultó herida de bala en una pierna, la justificante de los mandos policiacos es que los policías únicamente dispararon al aire para repeler una agresión.

Y es que lo único cierto en este mal coordinado despliegue policial para disuadir una manifestación, se observó que no existió ninguna estrategia, no hubo formación de tácticas defensivas antimotines para retener a los manifestantes; lo único que se puso en evidencia es que los policías no tienen entrenamientos tácticos, e ignoran las formaciones “Diamante Y Abanico” para repeler y controlar este tipo de situaciones.

Tristemente vimos a un grupo de policías desordenados entrando a la plaza principal del palacio de gobierno de Cancún disparando sus armas de asalto R-15 al “aire”. Y es que la proporcionalidad, tiene que ver con los medios que emplea la persona o manifestantes, y partiendo de ahí tendrían que ser los medios que emplee la Policía. Todo tiene que ser proporcional. Es decir, toda la fuerza que utiliza la policía se tiene que justificar, y tiene que ser proporcional a los medios que emplea la otra persona.

SEGÚN LA LEY NACIONAL SOBRE EL USO DE LA FUERZA en sus articulados 28 y 29 indican:
Artículo 28. Cuando las manifestaciones o reuniones públicas se tornen violentas, las policías deberán actuar de acuerdo a los distintos niveles de fuerza establecidos en esta Ley.

Artículo 29. Los agentes tienen derecho a responder a una agresión usando fuerza letal cuando esté en peligro inminente su integridad física con riesgo de muerte. Para calificar el hecho se deberán tomar en cuenta las circunstancias de modo, tiempo y lugar del operativo, así como la situación del agresor y su capacidad de resistencia.

Luego entonces, en esta refriega quien fue el responsable? O simplemente fue fuente ovejuna.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *